Consejos para flotar cómodamente durante el embarazo.

¿ Flotar durante el embarazo ?

Aunque la flotación no supone ningún riesgo, las condiciones de cada embarazo pueden ser diferentes y todas las madres deben buscar la aprobación de su médico antes de flotar.

En primer lugar, puedes flotar cómodamente sobre la espalda. Fuera del Flotarium, esta posición podría sería arriesgada para la salud de la madre y el bebé, sin embargo, en la ingravidez de un tanque de privación sensorial se puede flotar cómodamente sin riesgo.

Recomendamos precaución y movimientos pausados para entrar y salir del tanque, ya que las superficies pueden resbalar y se tiene que recuperar el sentido del equilibrio.

Os proponemos algunas posiciones para disfrutar al máximo de la experiencia de flotar durante el embarazo.

Lograr con éxito las siguientes posiciones puede depender de factores como la altura, el tipo de cuerpo y, en última instancia, la preferencia personal.

Con soportes de Flotación.

Para la sesión de flotación ponemos a vuestra disposición de todo lo necesario; almohadas para el cuello o “churros de piscina” para disfrutar de la posición deseada.

La embarazada puede flotar sobre el vientre con los brazos apoyados en el “churro”, o utilizarlo para mantener la cara fuera del agua. Incluso si se queda dormida, su cabeza permanecerá apoyada cómodamente.

 

Cabeza sobre las manos.

Otra posición que sugerimos es colocar los codos en el suelo de la bañera de flotación y apoyar la barbilla en las manos.

La profundidad de la bañera tiene aproximadamente la misma longitud de los antebrazos, por lo que la cara permanecerá seca. Algunas mujeres consideran muy placentera esta posición ya que proporciona un gran estiramiento a la espina dorsal.

Brazos cruzados.

Otra posición cómoda seria cruzando los brazos bajo la barbilla y flotar boca abajo, apoyando la cabeza en los antebrazos.

Esto es muy similar a flotar con “churros” de la piscina, y para algunas, podría ser preferible.

Flotar durante el embarazo, con el vientre flotando hacia abajo puede ser una verdadera liberación de la presión. El peso del útero durante su crecimiento presiona los órganos de la madre y con la  flotación en agua salada de alta densidad te liberas de este peso durante 50 minutos.

De espalda.

Podría usar la almohada para el cuello o el “churro” para la espalda baja, pero probablemente no lo necesitarás. La alta densidad del agua con Sales de Epsom te permite flotar sin esfuerzo. Es un buen momento para que la madre y el bebé se unan, y que mamá tenga un poco de descanso y relajación.

Los papás también necesitan flotar…

Los futuros padres también viven de manera estresante y emocionante la preparación de la llegada del bebé, y flotar es siempre un “Reset” increíble para reducir estrés y tensiones.

Fuente: Artículo de Leah Pellegrini en www.floattanksolutions.com

COMPARTIR

Testimonios

“Nunca me sentí cómoda en la cama, en cualquier posición. Rodeada de almohadas de todas las formas y tamaños era la única forma en que podía dormirme en la cama. Incluso así aún era una lucha. Necesitaba una almohada entre mis rodillas, una detrás de mi parte inferior de la espalda, una metida bajo mi gran vientre…La búsqueda de la comodidad era ridícula.

Sin embargo, en el tanque podía acostarme y descansar a gusto. Podría flotar en mi vientre y no sentir ninguna presión, ningún dolor, apenas un estiramiento agradable de la parte baja de la espalda. Podría flotar boca arriba sin dolor, sin el peso de la gigantesca barriga embarazada, sin riesgo circulatorio para el bebé o para mí, sólo comodidad. Podría ponerme de costado sin lastimar las caderas. La piscina de agua salada fue el mejor colchón!

Podría sentarme allí y sentir al bebé. Sólo yo y mi bebé, en nuestro lugar tranquilo, tranquilo y feliz”. – Leah Pellegrini

Menú